24/2/17

Jorge Luis Borges-Osvaldo Ferrari: Recuerdo de Horacio Quiroga ("En diálogo", I, 23)







—Cada vez que lo llevan al cine, Borges, parece que lo tergiversan.
—Sí, creo que sí.
—También he visto comentarios suyos sobre películas argentinas.
—Sí, yo no creo que hubiera ninguna buena, ¿no?
—No sé si recuerda Los prisioneros de la tierra.
—Sí, eso fue con Ulises Petit de Murat; y está basado en varios cuentos de Quiroga, creo.
—De Horacio Quiroga, sí.
—Yo lo conocí a Quiroga, pero yo traté de acercarme a él... era un hombre que parecía como hecho de leña; era muy chico y estaba sentado frente a la chimenea de la casa del doctor... Aguirre creo que se llamaba. Y yo lo veía así: barbudo, parecía hecho de leña. Él se sentó delante del fuego y yo pensé —era muy bajo— y, bueno, yo sentí esto: "Es natural que yo lo vea tan chico, porque está muy lejos; está en Misiones. Y este fuego, que yo estoy viendo, no es el fuego de la chimenea de la casa de un señor que vive en la calle Junín. No, es una hoguera de Misiones". La impresión que yo tuve fue ésa: la de que sólo su apariencia estaba con nosotros, que realmente él se había quedado en Misiones, y que estaba en el medio del monte. Y, como yo intenté varios temas con él, y no me contestaba, me di cuenta de que era natural que no me contestara porque estaba muy lejos —él no tenía por qué oír lo que yo decía en Buenos Aires.



En diálogo, I, 23 (fragmento)
Prólogo, por Jorge Luis Borges (1985)
Prólogo, por Osvaldo Ferrari (1998)
Imagen: Horacio Quiroga en Misiones, s.d. Vía


No hay comentarios:
Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...